[Total:1    Promedio:5/5]

La boca juega un papel fundamental en nuestra salud y bienestar general, es por eso que, desde dentia, queremos que estéis informados de todo lo que es importante para vuestra salud y, en concreto, para la salud de vuestra boca. Para cumplir este objetivo, queremos compartir con todos vosotros diferentes temas que os puedan interesar acerca de cómo mejorar vuestra salud bucodental.

Para ello, contaremos con los consejos de nuestros expertos que, basado en su experiencia, os irán informando de todo lo que es importante para la salud de vuestra boca.

Esperemos que os sean de ayuda. Hoy tenemos un interesante tema:

LOS BLANQUEAMIENTOS DENTALES

Por la doctora Ana San José

¿Sabías que al sonreír activamos 30 músculos faciales? Un gesto tan sencillo y bonito es muy bueno para nuestra cara y nuestra salud, ya que el acto de sonreír hace que seamos un poquito más felices.

Y tú, ¿por qué no sonríes?

Chica sonriendo

Muchas personas han dejado de sonreír por miedo a mostrar sus dientes, se sienten acomplejados o avergonzados de ellos, por este motivo acuden a nuestras clínicas en busca de una solución, que hoy en día en algunos casos es relativamente sencilla y está al alcance de todos, el blanqueamiento dental. Pero antes de profundizar en este tema tan de moda actualmente, pero a la vez del que muchos apenas saben, he de decir que para hacernos un blanqueamiento, que es un tratamiento totalmente estético, es necesario tener una salud bucal adecuada, por lo que conviene sanear la boca previamente a éste, ya que por mucho que nuestros dientes luzcan blancos y bonitos, las caries pueden seguir avanzando y dar lugar a infecciones o derivados.

Y ahora vayamos a nuestro tema de interés de hoy, y a resolver muchas de las dudas que mis pacientes diariamente me preguntan: ¿qué es un blanqueamiento? ¿En qué consiste y que productos se usan? ¿Los blanqueamientos de 50 euros de las ofertas son buenos? ¿Cada cuánto es conveniente hacerse un blanqueamiento? ¿Son malos?

El blanqueamiento dental consiste en un aumento del tono de blanco de nuestros dientes. Hay dos tipos de blanqueamiento, el que hacen los profesionales en las clínicas, y el ambulatorio, que el paciente, con las correspondientes instrucciones del profesional, realiza en su casa con unas férulas realizadas previamente a medida y unas jeringas con peróxido de carbamida.

El blanqueamiento de clínica se basa en la aplicación de peróxido de hidrógeno, es un producto que en presencia de un foco especial de luz fría libera oxígeno, el cual descompone las sustancias colorantes. No es abrasivo ni erosivo, respeta la integridad de los dientes, pero en la duración del tratamiento puede producir sensibilidad (“recalo”) en los dientes, por la desmineralización de los túbulos del esmalte dentario, que es reversible con el tiempo y el uso de productos con flúor que la disminuyen. Se usan protectores de la encía para evitar dañarla durante el proceso del mismo.

El aumento de la blanco suele ser bastante notorio, aunque depende del tipo de tinción y del tipo de esmalte que presente el paciente.

El blanqueamiento ambulatorio o de casa, consiste, como hemos comentado antes, en la realización de férulas por parte del profesional las cuales se ponen durante un periodo que oscila entre los 10 o 15 días, una hora y media cada día, con el peróxido de carbamida, se recomienda realizarse primero el de clínica y usar éste como mantenimiento, dependiendo del color al que quiera llegar cada paciente.

No conviene exceder el tiempo ni la dosis prescrita puesto que puede ser dañino para el esmalte dentario, ni es recomendable realizarse este tratamiento muchas veces a lo largo de la vida.

Hay que ser cuidadosos y precavidos a la hora de realizarse este tratamiento, ya que usar productos que no sean los adecuados o en dosis incorrectas puede llegar a hacer mucho daño a nuestra boca, por eso hay que saber que el sitio donde se realiza es de confianza y son profesionales, ya que, como se suele decir, luego lo barato sale caro.

Para conservar de la mejor manera la blancura de nuestros dientes es aconsejable dejar ciertos hábitos nocivos para nuestra salud general y bucal, y que también tiñen los dientes como el tabaco, ya que si seguimos fumando después de realizarlo no durará tanto como se desea y los dientes se volverán a teñir.

Durante el proceso del blanqueamiento se dan una serie de normas, como no tomar alimentos muy ácidos o que tiñan los dientes como productos con teína y cafeína, bebidas gaseosas y derivados. Los alimentos y bebidas heladas o muy calientes deben ser evitados para minimizar la sensibilidad al menos las primeras 24 horas.

Algunos detalles importantes que también debemos conocer acerca de los blanqueamientos dentales es que la eliminación de manchas no está garantizada, al igual que no se blanquean las dientes con porcelana, composite (los empastes) o cualquier otro material restaurador.

Esperamos que con esta breve explicación hayamos podido disipar la mayoría de vuestras dudas acerca de los blanqueamientos, y ya sabéis que para cualquier consulta nos la podéis hacer llegar a través de nuestro formulario de contacto y, como siempre, ante cualquier duda acude a tu dentista, ¡tu boca te lo agradecerá y serás más feliz!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies